Archivos Mensuales: febrero 2015

Reconfiguración

Este post también podría llamarse “el dinero… va y  viene”. A la hora de abrir mercados, en momentos de prosperidad y/o de dificultades, hay una circulación de valor entre diferentes actores y sectores de la economía.

Las dificultades y problemas de unos, son la prosperidad de otros.

La creación de lo nuevo, reconfigura las relaciones de producción y si lo nuevo crea valor genuino, se amplía el escenario de negocios posibles.

Piensen en El Cine y todo el valor que genera esa industria, a partir de imágenes en movimiento. También el software de juegos y entretenimientos, las apps, etc.

Las preguntas sobre la generación de valor, con modelos de inclusión real, educación de calidad y alimentos adecuados, preservar la energía y lo ecológico, es el desafío de las reconfiguraciones exitosas que precisamos.

Crear valor, es crear trabajo y futuro…

Ricardo Pankiewicz

Bajar del Barco

Tenía algo de ropa en la valija y llegaba a un lugar que no conocía. Algunas monedas en el bolsillo y un montón de preguntas. Atrás quedaron los suyos, los que hablaban su idioma.

Rodeado de extraños, apenas alguno lo entendía.

Era joven, con ganas de hacer historia y tener un porvenir. Así bajó del barco y empezó su aventura…

Podríamos decir lo mismo del que se tomó el micro y llegó a la ciudad. Son aquellos que vinieron  para plantarse en nuevas tierras.

Con voluntad y sus manos, con inteligencia y trabajo, fueron emprendedores exitosos.

Muchas cosas han cambiado desde que se fueron. Hoy vivimos otros tiempos, ni mejores, ni peores. Diferentes.

Cuando se habla de resiliencia y proactividad, pensamos en aquellos que fueron a lugares desiertos y construyeron huertas y jardines. A la hora de emprender, son ejemplos para espejarnos.

Bajar del barco, es una metáfora de la actitud que se necesita para cumplir nuestros sueños.

Ricardo Pankiewicz

Espacios de Negocios

Hoy hablaremos del “Entre”, un Concepto psicodramático de  Eduardo Pavlovsky  y Hernan Kesselman.

Ponemos la mirada, en las diferencias manifiestas en “las distancias”, en distintas relaciones.

Un día cualquiera en ese negocio. Dentro del local aguardan ser atendidos algunos clientes y del otro lado del mostrador, van y vienen los vendedores resolviendo los pedidos. Pasar por caja y retirar lo comprado, completa la escena.

Hablemos del mostrador. Por un instante, este objeto será el centro de nuestra  atención.

El mostrador separa y ordena los espacios, del “nosotros” y el de “ellos”. El cliente no toca la mercadería antes de pagarla. “Es nuestra”. El mostrador tiene un enorme valor simbólico.

Es “El Entre”, un mediador en la relación. Separa lo mío de lo tuyo y establece un encuadre para los intercambios.

En los lugares de autoservicio hay un entre. Son los cajeros, los guardias de seguridad y los vendedores especializados.

El encuadre será en este caso, un espacio para ir recorriendo góndolas, elegir lo precisado y pagar.

“Le agradecemos su compra y esperamos que vuelva” será la consigna al salir.

El comercio electrónico tiene su propio entre, en las plataformas y sus reglas de juego.

El entre, es la mayor o menor distancia que ponemos con otros en una relación. Siempre hay un entre,

ya sea en una relación comercial, de parentesco y/o de afinidad.

Es el espacio de las diferencias y al explorarlo, podemos descubrir nuevas posibilidades de negocios y de vincularnos.

Se explora con preguntas, que tienden a conocer las necesidades del otro y preguntas, para ver como las podemos resolver. El equilibrio entre necesidades y posibilidades hará el resto.

Ricardo Pankiewicz

El Encuadre

El encuadre, es el marco de referencia desde donde se producen las interacciones humanas.
En el equivalente tecnológico, sería la palabra configuración.

Desde lo profesional y comercial, parte del encuadre son las leyes, que regulan las diversas actividades y también algo tan simple, como el horario de atención.Cuando abrimos y cerramos el negocio, los consultorios y/o las oficinas…

También se agrega al encuadre la logística, mediante las promesas de entrega a domicilio y/o en los locales.

En algunos casos, al encuadre lo brinda una persona.

“El Doctor atiende tal día, en tal horario…”.

Aunque no tenga ningún paciente agendado, sabemos que estará allí, mediante su promesa declarada.

Cuando introducimos lo imprevisible, miren lo que aparece…

el encuadre  i