Sine-sere

Hace dos mil años, era habitual en el mundo Romano, tener estatuas de mármol para adornar jardines.

Los artistas no podían evitar, que a veces se agrietaran o fisuraran, sus trabajos en progreso…

Para cubrir las imperfecciones, le ponían cera a las estatuas y así las entregaban a los clientes.

El problema aparecía cuando con las obras a la intemperie, el sol y la lluvia, provocaban que la cera se derritiera.

Eso traía quejas y devoluciones.

Entonces, para diferenciarse en los trabajos y quien los hacía, aparece el “sinesere”.

Esta pieza es íntegra y sin fisuras… “sinesere”, un certificado de calidad, que es el origen de la palabra sincero/a.

Ricardo Pankiewicz

Anuncios

5 comentarios en “Sine-sere

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s